6 de agosto de 2013

Jabones para una boda



Un trabajo muy especial en el que puse mis cinco sentidos como en todos los jabones que hago, y otros doce más que se necesitaban para obtener un resultado como el que yo quería.
La boda de alguien a quien habíamos visto nacer, hija de unos amigos de la familia desde toda la vida y a la que tenemos gran cariño.
Para mi era un sueño tener la oportunidad de obsequiar a los novios con algo diseñado y realizado con mis manos, que no puede hacer todo el mundo, diferente. Así que les ofrecí la posibilidad de realizar el detalle para los invitados a la boda con mis jabones artesanales.
Nunca les agradeceré bastante la confianza que depositó en mi toda la familia desde el primer momento en que se lo propuse ya que, a pesar de que desconocían mi actividad de artesana del jabón, cuando les enseñé algunos de los jabones que había hecho, se mostraron entusiasmados con la idea.
Realicé algunas pruebas, y ellos eligieron los dos jabones que más les gustaron en cuanto a textura, acondicionado y aroma. Les hice un diseño exclusivo de edición limitada, y ellos eligieron la envoltura que querían que tuviese, que no fue mucha ya que querían que se viera el jabón. 




El primero, de espliego y karité.  Inspirado en una de las hierbas aromáticas que visten las laderas de Els Ports de Caro. Compuesto de aceites saponificados de oliva virgen extra, coco, palma, palmiste, rosa mosqueta, germen de trigo y manteca de karité. Aromatizado con aceites esenciales puros de lavanda, lavandín y patchuli. Espero que os gusten tanto como a ellos.




El segundo jabón, de cítricos, también inspirado en los naranjos que dibujan y perfuman el paisaje de Les Terres de l'Ebre. Elaborado con aceites saponificados de oliva virgen extra, coco, palma y maíz, manteca de karité y cera de abejas. Perfumado con aceites esenciales puros de naranja, lemongrass, litsea cubeba y pomelo rosa. Le dan el color pigmentos minerales, y fue la primera ocasión en donde empecé a utilizar las micas. Un elemento que me gusta mucho para darle un  toque sofisticado al jabón.




Un trabajo de 25 kgs. de jabón en el que pude comprobar que podía repetir la elaboración de un determinado jabón con una apariencia lo más similar posible. Cosa un poco complicada cuando se trata de jabón artesanal. Puse a prueba mi temprana capacidad de elaboración de jabón en cantidades respetables, y lo disfruté muchísimo.

Muchas gracias de todo corazón a los novios, ya que fue un regalo mutuo, pues la experiencia que me dieron la oportunidad de vivir, es única.